CCFN alaba las denuncias de los EE. UU. sobre abusos de las IG de la UE, llama al gobierno del país a asegurar compromisos de sus socios comerciales

junio 6th, 2019

En abril, el gobierno de Estados Unidos criticó a la Unión Europea por sus abusos de las políticas de indicaciones geográficas (IG), describiendo los perjuicios que sufren las compañías estadounidenses a la hora de acceder a la UE y a otros mercados, en los que ésta demanda derechos exclusivos a nombres de alimentos genéricos. En su informe anual sobre propiedad intelectual Special 301, la Oficina del Representante de Comercio de los EE. UU. (USTR) afirmaba que trabajaría por asegurar que los socios comerciales de Estados Unidos no establecieran acuerdos bilaterales sobre IG con la UE que violaran los derechos existentes de los exportadores de los EE. UU. o que socavaran de algún otro modo los derechos de los fabricantes a utilizar términos genéricos.

«Estados Unidos ha tolerado por demasiado tiempo que sus socios comerciales ignoraran sus concesiones de acceso al mercado y accedieran a exigencias de las UE que han impactado negativamente a los proveedores de los Estados Unidos y de otros países del Nuevo Mundo» —afirma Jaime Castaneda, director ejecutivo del CCFN.

El presidente del CCFN, Errico Auricchio, añade: «Con este informe, la USTR envía un mensaje contundente sobre el uso indebido de las IG por parte de la UE con la intención de levantar barreras al comercio; para remediar el problema, urgimos a la Administración a que refuerce firmemente su posición consiguiendo compromisos vinculantes de los socios comerciales de los EE. UU. para proteger los derechos de acceso al mercado de los exportadores».

En general, el informe declara que la agenda de la UE sobre IG sigue siendo muy preocupante, debido a que socava en gran medida el alcance de las marcas registradas y otros derechos de propiedad intelectual que tienen los fabricantes de Estados Unidos e impone barreras al acceso al mercado de los productos estadounidenses que dependen del uso de nombres comunes. Como parte de sus negociaciones de acuerdos de comercio, la UE presiona a sus socios comerciales para que impidan que otros fabricantes fuera de algunas regiones de la UE puedan usar algunos nombres de productos, como pueden ser fontina, gorgonzola, asiago o feta. Esto a pesar de que estos términos son el nombre común de productos y que se elaboran en países de todo el mundo.

Castaneda instó a la USTR a construir sobre el positivo precedente del acuerdo T-MEC con México, que afirma los derechos de acceso al mercado de un subgrupo de productos con nombres comunes.

Antes de la publicación del informe, el CCFN presentó ante la USTR extensos comentarios, en los que expresaba su preocupación por el ataque continuo contra los fabricantes de productos con nombres comunes, a medida que la UE sigue desarrollando su agenda de IG en acuerdos de comercio bilaterales y regionales. El CCFN también testificó sobre estos temas en una audiencia de la USTR para seguir llamando su atención al respecto.