Actividades Actuales

ALERTA DEL CCFN

2019

2018


Columna del presidente

Errico Auricchio

Una vía hacia adelante a través del trabajo y el diálogo constantes

Fue un placer compartir con ustedes el acuerdo logrado con el Consorzio Tutela Mozzarella di Bufala Campana, que se detalla a continuación y que reconoce y respeta el producto de origen del Consorzio, al tiempo que se conserva el nombre común «mozzarella». Este acuerdo fue forjado después de continuas reuniones y un productivo diálogo entre el CCFN, el Consejo de Exportación de Lácteos de EE. UU (USDEC) y el Consorzio, y culminó en la ceremonia de firma el mes pasado en Italia. El acuerdo servirá para evitar que haya que dedicar horas y recursos incontables a debatir el uso del término «mozzarella» con diversos países del mundo.

El CCFN, el USDEC y el Consorzio también acordaron cooperar a la hora de informar a las administraciones de Estados Unidos, Italia y Europa sobre los objetivos del acuerdo, lo que servirá para allanar el terreno de unas mejores relaciones de comercio en un momento propicio para los fabricantes de todo el mundo.

Es obvio que nos gustaría repetir este logro para otras indicaciones geográficas (IG) y nombres comunes, y parece perfectamente posible. Hay sitio tanto para las IG como para los nombres genéricos, y ambos pueden ofrecerse lado a lado a consumidores exigentes de todo el mundo.

El CCFN reconoce la naturaleza específica de una indicación geográfica legítima, igual que lo haría con cualquier marca registrada legalmente de buena fe. Este acuerdo reafirma que los nombres genéricos pueden y deben ser reconocidos y respetados.

Les damos las gracias a nuestros colegas italianos por colaborar con nosotros en la redacción de este acuerdo y esperamos alcanzar acuerdos tan equitativos como este con otros titulares de indicaciones geográficas.

Errico Auricchio
Presidente del CCFN

Presidente y fundador de BelGioioso Cheese


ConsorzioEl CCFN, el sector lácteo de EE. UU. y el Consorzio Tutela Mozzarella di Bufala Campana firman acuerdo histórico sobre las IG y los nombres comunes que asegura transparencia para el consumidor

El Consorcio para Nombres Comunes de Alimentos (CCFN) , el Consejo de Exportación de Lácteos de EE. UU (USDEC) y el Consorzio Tutela Mozzarella di Bufala Campana han firmado un acuerdo histórico que el CCFN espera que allane el camino hacia un nuevo diálogo en la protección de productos de origen tanto en Estados Unidos como en los mercados internacionales, incluidos aquellos que llevan indicaciones geográficas (IG), al tiempo que se respetan los derechos de las empresas que elaboran y comercializan productos con nombres genéricos. Leer Mas



wipo gi symposium

El simposio de la OMPI sobre las indicaciones geográficas: El CCFN integra los nombres comunes en el diálogo

El CCFN continúa las conversaciones con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), ahora sobre el tema de la estructura y el proceso del Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa (2015), que podría tener un efecto significativo en el modo en el que las indicaciones geográficas se examinan y registran en diversos países. Leer Mas


world mapLa protección de los nombres comunes en mercados internacionales clave

Como ya anticipamos, el 2019 sigue siendo un año muy ajetreado para el CCFN en la defensa y la divulgación de los asuntos relacionados con los nombres genéricos. Este año, el CCFN ha presentado 13 nuevos escritos de oposición con el fin de preservar nombres comunes, muchos de los cuales aún están pendientes. A continuación se detalla parte de la labor que se ha llevado a cabo este año. Leer Mas


champagneLa reivindicación de la UE del nombre Prosecco espumante se queda sin gas en Australia

El sector vinícola y los aficionados al vino australiano rechazan el intento de la Unión Europea (UE) de incluir «Prosecco» en la lista de más de 1.500 nombres de productos, para los que solicita derechos exclusivos, al amparo del acuerdo bilateral de comercio de 100.000 millones de dólares que va a suscribir con Australia. Leer Mas


Un héroe poco común

Bobby Koch, presidente y CEO, Wine Institute

Bobby Koch

Como cabeza del Wine Institute, Bobby Koch está deseoso por compartir el orgullo que siente por el sector del vino de California, Estados Unidos, y en su historia.

«Las primeras viñas las plantaron los misioneros españoles en el año 1683. Más de 400 años más tarde, si California fuera un país, sería el cuarto productor de vino del mundo» —nos dice. En la actualidad, California representa más del 85% de la producción vinícola de Estados Unidos y supone el 95% de las exportaciones de vino del país.

El Wine Institute representa a 1000 bodegas de todo el estado, y promueve medidas legislativas y regulatorias en Estados Unidos y en otros países. Entre sus actividades se encuentran el desarrollo del mercado internacional, las relaciones con los medios y los programas de sostenibilidad.

«Muchos de sus miembros ponen un gran énfasis en la sostenibilidad, en cómo mantener sus empresas para que pasen a generaciones futuras. Algunos miembros del Wine Institute tienen a la quinta generación trabajando en la elaboración de vino» —dice Koch.

Entre los miembros del Wine Institute hay bodegas pequeñas, medianas y grandes, la mayoría de las cuales son empresas de propiedad y operación familiares. Koch afirma que las bodegas se enfrentan a muchos retos, desde la mano de obra, hasta los aranceles compensatorios, pasando por los aspectos medioambientales. Mientras sortean estos obstáculos, también necesitan asegurarse de mantener vivas las tradiciones y la historia de la vinicultura.

«El Wine Institute apoya al CCFN porque creemos que todos los países deben poder elaborar productos de gran calidad con los nombres que se han asociado a ellos durante décadas» —afirma Koch—. «Los antepasados europeos de las familias californianas empezaron elaborando vino, y trajeron con ellos sus nombres y culturas para compartirlos en su nuevo hogar. Existe una desconexión entre estos emigrantes y la forma en que Europa regula el vino hoy en día. La Unión Europea piensa que algunos nombres y adjetivos que tradicionalmente se han venido asociando con la vinicultura, como chateau y ruby, solo pueden llevarlos los vinos que se elaboran en Europa o en países que han suscrito un acuerdo integral para el vino con la UE».

Aunque el acuerdo de 2006 entre la Unión Europea y Estados Unidos permite que las bodegas de este último utilicen los nombres en la UE, bloquea cualquier solicitud de marca registrada nueva que incluya un nombre tradicional. Un total de 19 países de Europa y de otras regiones pueden utilizar los nombres en el mercado europeo. El Wine Institute solicitó el uso de estos nombres en 2010 y hasta la fecha solo ha recibido dos respuestas, que dan permiso para utilizar «crusted» y «cream» en las exportaciones a la UE.

«En el pasado, los funcionarios europeos afirmaban que despertaría confusión entre los consumidores si la etiqueta de un vino de California decía «chateau». Pero California cuenta con una larga historia y con su propia tradición de elaboración de vinos de gran calidad. Como la etiqueta indica claramente el país de origen, e incluso el estado y a veces el área vitícola norteamericana, es cuestionable que un consumidor europeo pudiera confundirse» —apunta Koch.

Koch observa que la UE ha entrado en conversaciones sobre acuerdos de libre comercio o ya los ha firmado con importantes mercados de exportación de Estados Unidos, como son China, México, Japón y los países de Mercosur. Afirma que estos acuerdos comerciales deben indicar claramente cuando un nombre es genérico, como por ejemplo cuando el nombre de una variedad de uva se incluye en una IG europea compuesta, como es el caso de «Dolcetto d’Alba» o «Brie de Meaux».

«Esto ayudaría a que los funcionarios de regulación evitaran confusiones entre un nombre genérico y otro con estatus protegido» —dice—. «El CCFN y sus miembros deben seguir alerta para que los fabricantes de productos con nombres comunes sigan disponiendo de acceso a los mercados internacionales».


Además…

How Low Can They Go? Grassfed Beef as a GI?

Nos llamó la atención un tuit reciente de John Clarke, director de Asuntos internacionales de la Dirección general de Agricultura de la Unión Europea, en el que Clarke hablaba de su propuesta de que la federación vacuna de Irlanda solicitara la condición de indicación geográfica para las reses alimentadas con pasto. «¡No se lo podían creer, pero ahora sí se lo creen y va a ocurrir!» —celebró—. Un seguidor le respondió: «Me imagino que a otros países del mundo en los que predominan los ganados alimentados con pasto se les pueden ocurrir una o dos preguntas».


Boletines de archivos

2017

2016

2015

2014