El CCFN reacciona rápidamente al mandato de MERCOSUR

agosto 30th, 2020

El CCFN supo a principios de verano que todos los usuarios actuales de algunos nombres comunes identificados en el Acuerdo de libre comercio Mercosur-Unión Europea tendrían que presentar pruebas de uso en el mercado antes de finales de junio para conservar sus derechos. Esto es a pesar de que la UE y MERCOSUR todavía no se han comprometido a cumplir los términos del tratado mediante su formalización.

Esta es la última voz de alarma de que el acuerdo de libre comercio entre la UE y MERCOSUR se implementará sin total transparencia, con el potencial de perjudicar gravemente a aquellos que utilizan nombres comunes en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

El CCFN actuó rápidamente para alertar al gobierno de Estados Unidos sobre estas barreras inminentes al comercio y pidió que el Representante de Comercio de EE. UU. se dirigiera de inmediato a sus homólogos de MERCOSUR y enfatizaran la importancia de prevenir barreras comerciales a las exportaciones de productos con nombres comunes procedentes de Estados Unidos. Asimismo, el CCFN presentó declaraciones juradas y oposiciones para proteger los nombres comunes parmesano, parmesao, fontina, gruyere, reggianito, grana, gorgonzola y manchego. El CCFN continúa explorando otras opciones jurídicas en oposición a este proceso, ya que es crítico que exista una mayor flexibilidad en los criterios citados que permita el uso idóneo de los términos que ya se utilizan en la región.

De igual modo, el CCFN publicó un anuncio en uno de los sitios web más visitados de Brasil en el que se advertía de que, sin una acción inmediata, el Acuerdo de Libre Comercio MERCOSUR-Unión Europea concedería a Europa el uso exclusivo de nombres comunes de alimentos como parmesano. El CCFN se sigue ocupando de esta cuestión para asegurar que los intentos de la UE de apropiarse de los nombres comunes que utilizan los fabricantes de los mercados de MERCOSUR no queden sin respuesta.