El simposio de la OMPI sobre las indicaciones geográficas: El CCFN integra los nombres comunes en el diálogo

septiembre 4th, 2019

wipo gi symposium

El CCFN continúa las conversaciones con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), ahora sobre el tema de la estructura y el proceso del Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa (2015), que podría tener un efecto significativo en el modo en el que las indicaciones geográficas se examinan y registran en diversos países. Hasta la fecha, el Arreglo de Lisboa cuenta con 29 miembros, y se espera que la UE se integre en breve. Por el momento, el registro internacional, gestionado por la OMPI, contiene 1.012 indicaciones geográficas, cifra que se espera crezca en el futuro.

Como fruto de la labor del CCFN, la OMPI también formó un panel sobre las IG y los nombres comunes en su Simposio Mundial sobre Indicaciones Geográficas que se celebra cada dos años y que este verano se llevó a cabo en Lisboa. El simposio se considera el más influyente en lo que se refiere a las conversaciones sobre indicaciones geográficas. Según World Trademark Review, al acto de este año acudieron numerosos delegados gubernamentales, organizaciones internacionales intergubernamentales y no gubernamentales, y participantes individuales de más de 60 países.

El representante del CCFN, Allen Johnson, defendió vigorosamente los derechos de los usuarios de nombres comunes en el panel de indicaciones geográficas y nombres comunes. El panel lo inauguró el director de oriGIn, Massimo Vittori, que habló de los principios que rigen la protección de las IG en la legislación de la mayoría de los países y en la legislación internacional, y citó la existencia de un proceso de oposición que aborda los asuntos que conciernen a los nombres comunes.

En respuesta, Johnson explicó el derecho de los fabricantes a utilizar los nombres comunes y el daño que sufre el derecho a la elección de los consumidores cuando los titulares de IG monopolizan un nombre a pesar de décadas de uso común. Johnson reafirmó que es posible encontrar puntos de coincidencia, pero solo si se respetan los derechos de los usuarios de nombres comunes y existen vías jurídicas objetivas para oponerse y rechazar la inscripción de indicaciones geográficas que ya son genéricas.

«Está cada vez más claro que las organizaciones internacionales como la OMPI son uno de los principales focos de la agenda de la UE sobre indicaciones geográficas» —afirmó Johnson después de la conferencia—. «Es importante que el CCFN se involucre en este foro, de igual modo que lo hacemos en los frentes jurídicos y de negociación bilaterales, regionales y nacionales. De esta forma, podremos difundir nuestro mensaje sobre la importancia de los nombres comunes y la necesidad de proteger los derechos de sus usuarios en todo el mundo».